El día 7 de Septiembre de 2013 quedará marcado en la memoria colectiva de la prole festivalera como un día GRANDE, un día mítico que aparecerá reflejado en los almanaques musicales junto al primer Benicassim o a Woodstock del 69……..pero, QUÉ COÑO!, el sábado 7 de septiembre lo que hacía era un día de mierda, chuzos de punta, tiritonas, y un “ algo” en el ambiente que te hacía soñar con una peli de Barbara Streisand con palomitas.

Y, con la mentalidad de que un festivalero con un poco de amor propio no puede jactarse de serlo sin haber vivido un par de festivales, bajo la lluvia y con barro hasta las rodillas nos fuimos para Molina de Segura. Como había llovido, no se podía aparcar cerca del estadio de fútbol donde se hacía el concierto, lo que desembocó en hordas de modernos invadiendo las calles de la ciudad en dirección al recinto, perdidos, confusos y borrachos cual Pete Doherty.

Tras ponernos el sello (nada de pulseritas de leopardo) y entrar al estadio, la sensación fue buena, ya no hacía frío y al acercarnos a la barra vimos que había poca gente y los litros de cerveza costaban 5 euros! (bien por la organización) con lo que nuestro nivel de felicidad etílica logró el nivel de “en la primera comenzamos a saltar chicos! eh, eh, EH, EH,EH!!!”.

Modernos en momento presalto

Modernos en momento presalto

Tras los saludos pertinentes y el primer “esa csshica meeejta miiirando…lo juro” salimos con la fuerza de una hostia de Bud Spencer del bucle espacio-tiempo en el que estábamos inmersos ya que nos dimos cuenta de que el concierto había comenzado…(esto se da mucho en los festivales, aún no está demostrado pero algún día sabremos que los festivales tienen una forma de medir el tiempo y el espacio diferente, lo discutiremos en otro artículo).

bside-2

Wtf! Personaje inmerso en el bucle espacio-tiempo festivalero

Confieso que para poder contar todas las experiencias sonoras que he tenido a lo largo de mi vida con “Los Lori” necesitaría mucho papel….es, con diferencia, el grupo que más he visto en concierto. Al menos opino con propiedad, aunque no pretendo que con razón…

Lori meyers siempre dan la talla

Strom! 2013

Y en esta ocasión no fue menos, pero tanto la amenaza de lluvia que caló en el ambiente como la falta de público hizo que los granadinos dieran la talla pero no estuvieran al 100%, aunque teniendo en cuenta lo que hicieron en el LowCost de Benidorm de este mismo año, la cantidad de público no les afecta en demasía.

Lori Meyers tienen mucho por lo que tenerles respeto, pero personalmente lo que más valoro de ellos son dos cosas: la primera, que son unos currantes de la música como hay pocos (A.Sanz, ECDL y ellos). Existe una generación de grupos en España que se han dado cuenta que la música es estar con su público día a día, no dedicarse a sacar un disco cada 3 años y esperar que te rente lo suficiente como para no tener que hacer nada más durante los años siguientes y, eso, tiene mucho valor. Reitero, A.Sanz, ECDL y ellos.

Noni por Luis Benito

Noni por Luis Benito

Y segundo, y aquí viene la paradoja, ¿cómo puede un grupo reinventarse sin cambiar prácticamente nada?. Los Lori tienen la respuesta, son capaces de crear canciones que cuando las escuchas en el disco te recuerdan a todas las anteriores, las melodías no te dicen nada nuevo, y no notas que arriesguen (amén de algún ampli que otro, bastante criticado por cierto). Entonces, ¿cómo es posible que algunas de esas canciones se conviertan en auténticos himnos claramente identificables?…véase Emborracharme o Huracán.

He aquí la paradoja Lorimeyana…No tengo una teoría confirmada, pero creo que tiene algo que ver las horas de conciertos que llevan a sus espaldas, piénsalo!!!!- En el concierto del B-Side la tónica no fue diferente. Tocaron los temazos de siempre (bueno, faltó VIAJE DE ESTUDIOS…imperdonable), pero se acordaron de temas como Zen, del último disco, el cual no suelen tocar pero que a los viejos rockeros (30 o más) nos gusta, ya que podría pasar desapercibida dentro de Hostal Pimodan.

 

En definitiva, las hordas de modernos que os decía antes salieron todas encantadísimas del concierto (y de haberse conocido), aunque para un servidor no fuese el mejor de lo conciertos de los Lori Meyers ya que Noni no se quitó la camisa.

P.D: De Anni B Sweet nada que destacar…