Bilbao fue la sede de un gran evento los días 29, 30 y  31 de octubre, en donde se celebró el BIME . Durante estos tres días se vivió un ambiente enriquecedor en tantas maneras el cual permitió a los participantes compartir su experiencia y recordar a cada uno su pasión por la música. Conferencias con invitados internacionales, showcases, espacios para startups y momentos de networking fueron trascendentales para este evento.

BIME_Music

 

Desde el día uno las conferencias fueron alimentando esas ganas de conocer más lo que pasa con la música en el mundo. Se discutieron temas como el mercado español en la industria musical y de cómo la música debe de interactuar con otros sectores. Por ejemplo el de los videojuegos, aquí se crea un sentido de pertenencia, una relación entre videojuego y gamer, que es lo que la música, de igual manera crea. Ese compromiso generado entre el fan o espectador y la música es lo que sostiene este negocio.

Aprendimos también de la industria musical en el mercado alemán, catalogada como conservadora, y grandes de la industria como Steffen Holly, Andrea Götzke y Oke Göttlich nos enseñaron que no hay que mirar solamente por el interés de la empresa o el negocio, sino de cómo llega a ser benéfico para el artista y qué es lo que como artista le aportas a la sociedad. Eso nos dejó un gran tema para reflexionar en cuanto a lo que en nuestro propio entorno estamos generando.

Y no podía faltar la presencia del mercado Latinoamericano. Profesionales como Herminio Gutiérrez, Ernesto Mancilla, Alicia Zertuche, Francisca Valenzuela, y Melina Hickson nos mostraron cómo los mercados han crecido con apoyo a la era digital. Hay mucho por aprender de los grandes de la música como Estados Unidos y el Reino Unido, pero mercados como México, Brasil, Chile, Colombia, y Argentina están dando pasos de gigante en temas de streaming y lo digital.

Y este fue un tema muy discutido: el streaming y la era digital, ¿cómo es que influía o influiría en el mundo de la música? Organizadores de festivales tanto en Europa y América destacaban que la era digital ha sido benéfica ya que se han logrado una expansión y creado una marca no sólo local sino mundial. Y no sólo es el cambio en las empresas sino también en los mismos artistas, que han dado a los fans ese poder ser parte del proceso de creación (i.e. PledgeMusic) o ser ellos quienes creen el contenido con el fin de hacerlo más personal.

Para el streaming mucho fue debatido el no ser un negocio para el artista, debido a que no generaba ganancia como la venta de un disco, y de si sería o no el futuro en la industria. Y personalidades como Scott Cohen, Bob Lefsetz, Jason Mayall y Matías Loizaga dieron sus argumentos al respecto. Y más que un sí o no resaltamos que en palabras de Scott Cohen, ya no es ¿cómo te puedo vender una canción? Si no el ¿puedo tener tres minutos de tu tiempo?, el saber ¿qué juego es el que estamos jugando?, y el cómo hoy en día la gente está abrumada con tanta información que cualquier producto o canción o espectáculo que aparezca, si está de moda, lo sigue.

BIME_Future

Fueron días llenos de experiencia, networking y de vivir cada vez más la música. Un digno de aplaudir y de apoyar más a congresos como el  BIME Pro. Feliciddes a LastTour por un evento único. No cabe duda que hay mucho por aprender y que cómo profesionales, espectadores, e individuos partes de una sociedad, no hay nada mejor que compartir la pasión, la experiencia y de amar lo que hacemos…

Y todo es mejor con una gran dosis de música en el BIME Live, no podían fallarnos Bilbao ni Last Tour para cerrar con broche de oro los tres días de congreso. Un festival con una organización y un ambiente internacional únicos. Cuatro escenarios que reunieron grandes de la música.

El día uno fue para arrancar motores y disfrutar de lo que sería el inicio de un gran fin de semana. Inaugurando el escenario 2 tuvimos a John Berkhout, que a pesar de ser los primeros tuvieron gran puesta en escena llenando a los asistentes de energía y buen vibra.

En seguida teníamos a SOAK, en el escenario Teatro. Las expectativas y ganas de verla fueron superadas. Verla en el escenario con su guitarra era justo lo que necesitamos para enamorarnos de su voz y llenar a sentir lo que transmite en sus letras. Una joven que nos enseña que la edad puede llegar a ser sólo un número. Más y más gente se iba reuniendo en el BEC! Pudimos ver cómo una descarga de electricidad atiborraba el escenario 1 con Go Go Berlin, dándolo todo y llenando a los espectadores de una energía única. La necesidad de sentir al público llenó a Christian Vium que bajó hasta la valla para contagiarnos de esa pasión.

Y conocimos a We Cut Corners, provenientes de Dublín, estos chicos despertaron interés por su peculiar interpretación. Con sólo guitarra y batería pusieron el escenario a bailar al ritmo de sus canciones. Dándonos un poco de ‘Nobody to Love’ para seguir con su interesante repertorio. Seguido de WCC, la tan esperada Imelda May, haciendo su gran entrada al igual que la banda, disfrazados para celebrar Halloween. Su estilo rockabilly-pinup, fueron llenando al escenario y no podríamos no amar a esta mujer.

Y qué decir de Fuel Fandango, Nita y Alex, impresionantes! Es que simplemente enamoran, no puedes quedarte sentado ni con los brazos o pies quietos. Es tanta la adrenalina que te hacen sentir que lo mínimo que puedes hacer es bailar. Qué grandes son!

Y para nombrar a los grandes tenemos Anna Calvi, Thurston Moore, Macy Gray, Placebo, Basement Jaxx, y The Divine Comedy. Como se vio dentro del congreso los headliners son muy importantes y son los que terminan de desatar la locura en los espectadores y aquí los tan aclamados artistas dieron su dosis. Con la originalidad de Macy, la historia de Moore, la presencia de Calvi, al estilo dandy de The Divine Comedy, y el sabor agridulce que dejo Placebo, fue lo que hizo de este día una montaña rusa de emociones.

En nuestro segundo día teníamos muchas más expectativas, empezando por Los Babasónicos,que teniendo la presencia y la historia se quedaron un poco cortos en la puesta en escena, pero no pudieron faltar los clásicos como ‘Putita’ y ‘Yegua’.

Nos trasladamos al escenario 2 donde veríamos a La Maravillosa Orquesta del Alcohol. Para mí una puesta en escena increíblemente admirable, sin duda alguna. La pasión al momento de tocar fue transmitida y todos bailaban y vivían del momento. The Coup, dio mucho de su estilo funk que te hacía moverte como fuera, no importando si eras bueno o no. Seguimos a Mando Diao, con una interpretación más corta a comparación de lo vivido en el BUM!, no obstante pudimos disfrutar de los éxitos ‘Dance with Somebody’ y ‘Black Saturday’.

 

Y entre decidir volver a ver a The Kooks o Smile, nos fuimos por Smile. ¡Cómo nos encantan con ese buen rollo y alegría que desbordan! ¡No dejan más opción que amarlos! Y lo mejor, que compartieran con el público cantando a capela y bajando a bailar al ritmo de ‘Let Go’. Mientras que Mogwai y Billy Bragg con un estilo totalmente diferente dieron una gran puesta en escena. Con Mogwai y su estilo experimental y alternativo con un escenario extraordinario e iluminación de primera. Mientras Bragg enamoraba con sus clásicos y una banda excepcional que le acompañaba.

Y para empapar más a los asistentes de energía, recuerdos y simplemente la buena vibra, tenemos a los grandiosos headliners The National, con la incorporación de Sufjan Stevens, muy buena combinación a nuestro parecer. Aunque que claro con La Roux y su electropop no podíamos parar. Y con Bulletproof, por Dios!! Simplemente electrizante! Y terminamos con Delorean descargas de energía por doquier. Con sus buenos y no tan buenos momentos, al final el bailar y disfrutar de estos momentos es lo que hace que valga la pena.

El BIME Live fue sin duda un viaje por el tiempo, desbordes de energía, bailes, emociones a flor de piel, con músicos de estilos diferentes que al final podían encajar de una manera única. Sí que hubo momentos en que como fans necesitamos más de los clásicos o que la iluminación no fue la más adecuada, pero el hecho de reunir a tantas personas de diferentes países, estilos y edades hizo de este festival una gran experiencia. Gracias a LastTour por la dedicación y esfuerzo mostrado tanto en el congreso como en el festival. Y como dijo David Binder: Un gran festival puede mostrarnos un mapa del mundo, un mapa de la ciudad y un mapa de nosotros mismos, y fue eso lo que pudimos ver en estos días de amor a la música.