Manel fue una de las sorpresas del panorama musical nacional hace ya casi 10 años, cuando en 2008 publicaron su primer disco, Els millors professors europeus. La banda barcelonesa presentó entonces un sonido pop folk que tuvo una gran acogida por parte del público y la crítica especializada. Y todo ello cantando en su idioma materno, el catalán, demostrando que la música es algo que sobrepasa la lengua y llega a todo el cuerpo,.

En 2016 presentaron su cuarto LP, titulado Jo competeixo, que sigue la senda evolutiva vista en sus dos discos previos, 10 milles per veure una bona armadura y Atletes, baixin de l´escenari. Dicha evolución está implicando descubrir mundos cercanos a la electrónica a costa de disminuir, aunque no olvidar, esa parte folk que tanto sorprendió en sus inicios.

El sábado actuarán en el Teatro Circo de Murcia dentro de la gira presentación de Jo competeixo y, aprovechando su visita, hemos entrevistado a Arnau Vallvé, batería, voces y programaciones MIDI del grupo, para conocer de primera mano un poco del pasado, presente y futuro de Manel.

14425299_1326684460699355_7062115749165234489_o (1)

Cuarto disco y una nueva evolución en vuestro sonido. ¿Se trata de una búsqueda intencionada o de algo más bien sin forzar, resultado de los años, discos, conciertos, colaboraciones, estados de ánimo?

Bueno, es algo buscado y no buscado a la vez, porque cuando te pones a componer nuevas canciones, después de dos años de no haberlo hecho porque has estado de gira defendiendo el anterior disco, de pronto te das cuenta que al final, durante todo este tiempo, te han cambiado un poco los gustos. Escuchas nuevos discos, descubres nuevos grupos que han aparecido y te apetece probar cosas nuevas. Y piensas “yo quiero sonar más a eso”. Empezamos a utilizar sintetizadores, que es algo que no habíamos hecho nunca, y probando te das cuenta de que te gustan cosas que antes no te gustaban porque algún grupo ha conseguido que te cambien los gustos. Al final acabas diciendo “nunca me había gustado el tema electrónico pero ahora lo he encontrado” y así vas cambiando un poco de estilo y vas probando cosas de grupos que te gustan.

Como en vuestros tres primeros discos, Jo Competeixo volvió a estar en lo más alto de las listas de ventas en las primeras semanas de su lanzamiento. ¿Cuál es el secreto? ¿Es la última señal de que el disco anterior funcionó, dejando al público con ganas de más?

Sí, hemos estado en lo alto de las listas durante las primeras semanas de sacar el disco, cuándo la gente aún no ha escuchado nada, y es un poco síntoma de que el disco anterior  funcionó. La gente tiene muchas ganas de oírte y por eso esas posiciones en las listas. Cuando pasa eso, todavía no estamos seguros de que el disco nuevo vaya a funcionar. Así que realmente creo que se trata más de un síntoma de esto último que de que el disco nuevo ya haya funcionado.

Sin tener en cuenta esa estabilidad de cifras de ventas de discos y entradas, ¿estáis contentos con el resultado del disco y su aceptación? ¿Había algún objetivo concreto a alcanzar?

No tenemos ese tipo de retos de “vamos a vender tantos discos” o “llenar tantas salas”. Es más un “me gustaría grabar un disco con un productor”, que es algo que no habíamos hecho nunca y lo hemos hecho ahora trabajando con Jake Aron, o “me gustaría grabar fuera de España” y  nos fuimos a Nueva York a grabar. Por ahí está un poco el objetivos y en ese sentido sí lo conseguimos y nos sorprendió muy positivamente haberlo hecho así.

Si hiciéramos un ejercicio de división de vuestras canciones entre “canciones para tocar en salas y teatros” y “canciones para tocar en espacios abiertos como festivales”, apostaríamos a que en cada disco toma más peso la segunda opción. ¿La fiebre de festivales que estamos viviendo tiene algo que ver?

Cuando compones no lo haces pensando en tocar en un determinado sitio pero sí es verdad que, cuando sales y lo pruebas en distintos lugares, te das cuenta de dónde funciona mejor. Por ejemplo, en verano empezamos la gira y de pronto decimos, ostras, realmente en los conciertos al aire libre, por la noche, en un festival, que no se nos daban excesivamente bien (habíamos hecho muchos conciertos en teatros, auditorios, con la gente sentada, que se nos daban tan bien) este disco funciona muy bien. Te vas dando cuenta de estas cositas pero tampoco dejamos de actuar en teatros.

16142500_1454689357898864_3957665876907729617_n

Cada miembro del grupo tendría sus razones para decidir en su momento dedicarse a la música. ¿Qué razones eran comunes a los cuatro y lo siguen siendo hoy? ¿Alguna razón exclusiva de uno de vosotros?

No sé si te sabría hacer este análisis de cada uno de los del grupo pero, en general, y ya sé que es un tópico, el motivo principal que compartimos es que nos los pasamos bien (el día que no nos lo pasemos bien, dejaremos de hacerlo) y que podemos vivir de esto. Pero después cada uno se acerca a la música desde puntos distintos. Martí y yo estudiamos música de pequeños y ya íbamos hacía allí. Yo estudié sonido porque me gustaba la música para grabar grupos en estudios. Y Guillem es más de la parte de la literatura, había trabajado en editoriales y le gusta escribir. Cada uno viene de un mundo y ha aprendido del mundo del otro. Pero básicamente nos los pasamos bien y ese es el punto en común.

Uno de los elementos identificativos de Manel al incio era ese sonido enraizado en el folk. Sin embargo, sonidos más electrónicos e influencias del pop británico de los 80 están cada vez más presentes. ¿Rescataréis en un futuro aquel sonido inicial o es una etapa cerrada?

Esto nos lo han preguntado varias veces y realmente no lo sabemos contestar nunca porque, es lo que te digo, cuando te pones a hacer un disco es cuando te preguntas ¿qué me apetece hacer ahora? Puede que en algún momento nos apetezca volver a ese sonido porque lo que estamos escuchando constantemente. Es lo que nos gusta y es parecido a esto, pero no te sabría decir.

Muchos nos alegramos de tener una oferta de festivales creciente y a precios económicos, pero al mismo tiempo sospechamos de la viabilidad económica y falta de originalidad de los mismos. Desde vuestra parte, ¿cómo veis la situación?

Como todo, tiene sus partes buenas y sus partes malas. En realidad, si hay muchos festivales y siguen repitiendo año tras año es porque funciona, porque hay gente que va a festivales y paga la entrada. Si no les funcionara, cerrarían al año siguiente. Y respecto a los festivales muy grandes, tienen cosas muy bonitas. Por ejemplo, si te vas al Primavera Sound y te das un paseo a las 5 de la tarde, descubres grupos que nunca has escuchado, un grupo pequeño llegado de Massachuset que de otra manera no hubiera venido a Barcelona y que gracias al cartel de un Primavera Sound puedes verlos en España. Tiene cosas buenas y cosas malas. Al final, yo creo que es un tema de que la gente vaya a festivales y compre la entrada, contra eso no se puede hacer nada. Si pasa, habrá más empresarios que propongan hacer más festivales

No es la primera vez que hacéis parada en Murcia. ¿Qué tal es vuestra relación con el público murciano? ¿Percibís una ciudad en forma en cuanto a oferta cultural?

Siempre nos ha sorprendido el recibimiento que hemos tenido en Murcia. La primera vez que fuimos creo que fue en el S.O.S y realmente no nos dimos del todo cuenta qué parte del público era de Murcia y qué parte era de fuera. Pero la segunda vez que fuimos y tocamos en un teatro sí nos dimos cuenta de la gente que nos conoce, se interesaban por las letras y nos puso muy contentos.Murcia fue de los primeros sitios donde no se habla catalán que nos sorprendió que la gente nos escuchara y comprar las entradas para venir a vernos. Estamos muy contentos de volver.

_________________________________________________________________

  • Teatro Circo de Murcia
  • Sábado, 21 de Enero, a las 21:00 horas.
  • Precio: 15 € / 18 € / 20 €
  • Compra de entradas: Teatro Circo Murcia