Enric Montefusco

“Intento encontrar lo mejor de cada sitio, darle mi sello propio y que llegue a cuanta más gente mejor”

Enric Montefusco actúa este viernes en la sala REM de Murcia, donde presentará su primer disco en solitario, Meridiana. Tras la separación indefinida de la banda Standstill, que lideró durante 20 años, Montefusco sigue su camino (el mismo camino, pero en solitario) por el cual va desgranando a su manera todas sus inquietudes, recuerdos y vivencias. Y esa manera, que encaja con la evolución de su carrera, ahora incluye un sonido y una idea que abarca a un público cada vez más amplio. Hemos tenido la oportunidad de charlar con él y poder conocer de primera mano todo lo que ha expresado con Meridiana.

Meridiana es tu primer disco en solitario, que marca un nuevo tiempo. Sin embargo, haces constantes referencias al pasado, principalmente a la infancia. ¿Qué te emociona más, un recuerdo o hacer realidad un deseo?

Creo que los recuerdos sólo me aparecen en la medida en que me afectan hoy. En ese sentido, es la mezcla de las dos cosas. Meridiana es un buen ejemplo de un disco que retrata el presente más absoluto y las problemáticas que tengo como individuo pero en relación con el pasado y el contexto sociocultural en el que me encuentro. En este lugar, entre las dos cosas, creo que está lo interesante y es la razón por la que siempre acabo en la infancia y el pasado. Ahí se fragua todo. Si uno quiere encontrar la raíz de los problemas debe ir a ese lugar de la manera que sea. Cada problemática tiene su reflejo en la infancia. Por ejemplo, con Bonaparte (Adelante Bonaparte, penúltimo disco de Standstill) también acudimos a la infancia, pero el enfoque era totalmente diferente. Y aquí he vuelto de una manera acorde con lo que me afecta ahora.

 

Desgranar parte de tu infancia, de momentos vividos, de agradecer y desear todo lo que la vida puede dar. ¿Es en Meridiana donde más te has desnudado emocionalmente?

No hay ningún disco en el que me haya puesto en juego de alguna manera, de mostrar mi vida íntima completamente. Lo que pasa es que sí es verdad que cada vez soy más claro a la hora de expresar estas cosas. Antes lo expresaba de una manera más ambigua, cabían más interpretaciones. Ahora intento ser más directo, más comunicativo.

 

Tu voz se asoció con muchos instrumentos y recursos sonoros en la etapa de Standstill, pero en Meridiana cobran especial relevancia instrumentos de viento, violines o el acordeón. ¿Estos nuevos sonidos los tuviste en mente a la hora de componer estas once canciones?

No, cuando yo compongo no suelo pensar en el vestido que le pondré después. Cuando creo una canción intento que se pueda defender más allá de la estética que llevará. También es verdad que cuando llevaba varias canciones compuestas, empezaba a tener claro un poco el rollo del disco y me podía ir imaginando cómo lo vestiría, pero no me condicionó la estética.

Enric Motefusco

En la canción Buenas noches hay unos quejidos que bien podrían haber sido interpretados por Miguel Poveda; en “Obra maestra” apelas a la combinación del dolor y el duende; y por todos es conocido tu desgarro a la hora de cantar. ¿Cuál es la relación que tiene Enric Montefusco con el flamenco?

Mi bagaje cultural no tiene nada que ver nada con el flamenco, lo sigo viendo como algo lejano, incluso como algo exótico, aunque cada vez lo escucho más. Lo que pasa es que siempre he notado esa analogía y complicidad con el mundo del flamenco en el sentido de que, aunque sean fases culturales muy diferentes a las mías, hay algo muy en común con el desgarro, de víscera, que me remite a mi raíz más punky. Y creo que hay algo en común que no sabría muy bien definir que me atrae y, en algún grado, lo utilizo en los discos. Y ahora, con este disco de estética peculiar, me va muy bien, le encaja muy bien a las canciones y las centra.

 

Conociendo tu faceta multidisciplinar culturalmente hablando y, aunque digas que no sabes hacer un soneto, ¿te planteas usar otros formatos para expresarte fuera de la música como la poesía?

No sé, uno nunca puede asegurar nada. Creo que mis habilidades están, no tanto en coger una cosa y sacarle mucho provecho, sino más bien en juntar varias y sumarlas, hacerlas que sumen. Eso es muy difícil y ese ejercicio creo que se me da mejor, más que hacer una cosa y tirar de ella. Quizá ahora la tendencia que tengo, como te digo, es a intentar sumar sinergias entre disciplinas. Uno no sabe, quizá me aburra después.

Técnicamente, a nivel de disciplina, no soy un especialista en nada, sé de todo un poco pero especialista en nada, por lo que intuyo que mi camino seguirá por aquí, entre disciplinas y sumando.

 

Enric Montefusco - Meridiana

¿Por qué no un trabajo en solitario de Enric Montefusco en el tiempo de vida de Standstill?

Es que para mí era lo mismo que ahora. En ese momento creía en el formato grupo, en lo que significa y en la forma de lanzar temas, y no tenía ningún motivo por el que lanzar mis inquietudes en solitario. Si hubiera creído que era así, lo hubiera empezado antes. Standstill fue mi proyecto vital.

 

En varias ocasiones has comentado que no te sientes identificado con el concepto “indie”. ¿Dónde está Enric Montefusco en este momento?

Bueno, hablas con una persona que huye de las etiquetas. En ese sentido, intento buscar lo más abstracto y amplio posible. Creo que soy un actor que canta y se dedica a hacer más cosas, que intenta comunicarse con la gente, con toda la gente. Quizá eso sea lo que más me desmarca del indie, que tiene hoy una vocación más de hacer un tipo de música para un tipo de público. Intento estar en un lugar donde pueda escucharme cualquiera, ahí es donde me siento cómodo, sin estar encasillado.

La música popular responde a eso, por lo menos en el sentido más amplio de la palabra y no en lo que se ha convertido ahora (la música mainstream y toda esa mierda), que es una violación de ese espíritu. Llegar a todo el mundo no tiene que significar hacer basura. Yo intento encontrar lo mejor de cada sitio, darle mi sello propio y que llegue a cuanta más gente mejor.

 

Con Standstill ya añadisteis muchas alternativas en vuestros directos para conectar con el público de la manera más amplia posible. ¿Qué elementos estás utilizando en esta gira para conectar con público más allá de con la música? ¿Qué nos encontraremos en el concierto de este viernes además de a Enric Montefusco con sus músicos y sus canciones?

En cada proyecto intento innovar un poco. La apuesta por esa estética popular que busqué y encontré está funcionando mucho más de lo que me imaginaba, y funciona sencillamente al hacer una parte del concierto fuera de la sala, del teatro, y hacer cantar  al público canciones a capella, conseguir ese espíritu colectivo, compartir de tú a tú con el público esas canciones. Y lo sorprendente es lo mágico que es y que nos hayamos olvidado de esto. Después de estar en festivales y salas, volver a descubrir esto es sorprendente.