Momentos Alhambra Música presentó en concierto a Exquirla en Murcia.

Teníamos muchas ganas de ver en directo a Exquirla porque siempre nos resultó interesante la propuesta de Toundra y teníamos diferentes referencias de buenos amigos sobre las actuaciones de Niño de Elche (siendo las acaecidas en el Sónar y la Mar de Músicas como ejemplo de buen sabor de boca; Transtropicalia como algo más insípido) que queríamos contrastar viéndole por primera vez encima de un escenario y poniéndole voz al proyecto que hizo nacer al disco “Para quienes aún viven”.

Cervezas Alhambra, organizaba la velada trayendo un buen cartel (Exquirla y Lagartija Nick), decorando la sala Gamma con esas bombillas tan de moda y aportando a la causa un mediático y entendido presentador (Ángel Carmona, la persona que a muchos nos acompaña por las mañana rumbo al trabajo en los micrófonos del matinal de Radio 3 Hoy empieza todo).

Tras una breve entrevista por parte de Carmona a Paco (Niño de Elche) y a Esteban Guirón (uno de los miembros de Toundra) sobre la gestación del proyecto y sin más dilaciones, los integrantes del experimento Exquirla se subieron al escenario y comenzaron con “Canción de E”. Niño de Elche recitaba los versos extraídos de “La marcha de 150.000.000” de Enrique Falcón mientras unos riffs de guitarras nos acercaban y alejaban del escenario, nos hacían intuir una explosión final que llegó por la crudeza de la letra mientras la música cambió de registro para hacerse a un lado durante unos segundos, permitiendo una tregua para asimilar el texto recitado. Algo similar sucedió con “Destruidnos juntos”, donde mientras la voz cantaba con esa atmósfera de Toundra de fondo, se esperaba el arrebato final que ese tema tiene y que llegó de manera muy bien encajada, con una interpretación dispersa entre una llamativa delicadeza de Niño de Elche y la energía de los miembros de Toundra.

Conforme iban sonando las canciones que forman ese primer “Para quienes aún viven” confirmábamos la sensación que nos dejó el disco y es que si está funcionando es porque en él identificamos claramente a Toundra a la vez que Niño de Elche vuelve a demostrar su facilidad para ampliar su camaleónico repertorio, encajando en sonidos y estilos ajenos a sus orígenes flamencos. Una sensación de que es la voz la que se adapta al rock de Toundra, sin que ello oculte el potencial de Niño de Elche. Y es ahí donde muchos encontramos en esta unión una evolución del rock andaluz de los años 70.

Momento culmen del concierto fue el final con la interpretación de “Un hombre”, donde el público quiso unirse para recitar los versos finales de la canción y remarcando la rabia que desprendía Niño de Elche al repetir “un hombre, un hombre”.