En Orbita se asienta como una de las referencias más destacadas del panorama nacional previo al aluvión veraniego

– Por Carlos García / Fotos: Javier Rosa

El En Órbita celebró su tercera edición este pasado fin de semana llenando una vez más la Feria de Muestras de Armilla, en Granada. La naturaleza de este festival hace de él una cita diferente: conciertos desde el mediodía, zona para niños, aforo reducido y un entorno acogedor, lejos de la frialdad de festivales más masificados.

Empezamos la jornada con la noticia del adelanto de los conciertos un cuarto de hora, lo que hizo que nos perdiésemos a los malagueños Ballena y llegar justo a tiempo para ver al mejor amigo del hombre festivalero, Perro. Hace unas semanas les vimos reventar Murcia en la presentación de “Trópico Lumpen” (puedes leer nuestra crónica aquí) y el escenario esta vez era bien diferente. Las 14:40 no es la mejor hora para hacer pogos, si bien la actitud de la banda no decayó un ápice. “Pickle Rick”, “Catán”, “Supercampeones”, “Marlotina” o “La Reina de Inglaterra” bien valieron sudar la camiseta a primera hora del sábado y despertar con la cara quemada el domingo.

El testigo de los murcianos lo recogieron los vizcaínos Belako. Hace ya unos meses que vienen rodando “Render Me Numb, Trivial Violence” y las críticas no dejan de alabar el trabajo del cuarteto de Munguía. Al ya consolidado setlist, mezcla de sus tres LPs editados, hay que añadir el paso adelante dado por Cris, que se ha despegado de los teclados para dar mayor libertad y empaque a su figura como una de las frontwan más relevantes de España. Pero si por algo sobresale Belako es por su contundencia como grupo. Aún con la guitarra de Josu sonando por debajo de lo que hubiésemos deseado, la fuerza de “Over the Edge”, “Lungs” y “Two Faced Simulation” de su última referencia así como sus ya clásicos “Fire Alarm”, “Sea of Confusion” y “Haunted House” convencieron a la ya remarcable concurrencia. Belako ha dejado de ser una banda prometedora para convertirse en una de las realidades más palpables de la escena nacional y nuestra predicción es que la cosa no se quedará aquí. Ni mucho menos.

Belako En Orbita

Lo de La Maravillosa Orquesta del Alcohol es la historia de amor entre un grupo de amigos con mucho talento, sus convicciones musicales y un público ansioso de sonidos frescos en la muchas veces anquilosada oferta de los festivales españoles, para nada siendo ese el caso del que nos ocupa. “Salvavidas (de las balas perdidas)” ha sido la confirmación de los burgaleses y su tracklist fue la base del concierto ofrecido en Granada. La ola en la que se encuentran en la actualidad La MODA es la más alta que han surfeado nunca por lo que sus nuevas canciones son realmente muy bien recibidas por las audiencias. “Mil Demonios”, “La Inmensidad”, “Héroes del Sábado” y la absolutamente genial “Himno Nacional” pueden dar Fe de ello. Muy aplaudidas y aún más coreadas fueron “1932”, “Vasos Vacíos” y “Los Hijos de Johnny Cash”. En resumen, pueden apostar a que esta MODA será de todo, menos pasajera.

Si hoy en día existe un grupo en España opositando al cielo, ese es Viva Suecia. Y no hace falta más que verles para darse cuenta que llevan el examen muy bien preparado. En el En Órbita volvieron a lucir gafas de sol en lugar de juego de luces pero el resultado fue exactamente el mismo que el que han firmado en noches épicas como la del WARM UP. Canciones que ya son himnos, público que ya es fiel ejército y cuatro chicos que ya son gigantes en el escenario.  Abrieron mostrando “Piedad” para colocarnos “El Nudo en la Garganta” y preguntarnos al ya lleno auditorio si “¿Nos Ponemos con Esto?”. Pocas preguntas más retóricas que esta, puesto que los suecos hace ya tiempo que se pusieron manos a la obra para no dejar en pie ningún lugar donde toquen. Y así, la Feria de Armilla y su chimenea de 53 metros de alto temblaron cuando los 6.000 asistentes se plantearon “A Dónde Ir” para terminar convenciéndose de que “Todo lo que Importa” al ver a Viva Suecia es que “Hemos Ganado Tiempo”. Porque con ellos sonando, los minutos vuelan. Que repartan el examen, que estos chavales ya están listos para asaltar la cima de cualquier cartel.

Viva Suecia En Órbita

Sacrificamos el concierto de Lapido para retomar fuerzas y echar un vistazo al escenario secundario, con bandas emergentes granadinas. Llegamos a punto para presenciar parte del show de variedades en el que Sidonie lleva unos años convirtiendo sus conciertos. Hace tiempo que el peligroso “es un rato para pasártelo bien” se ha apoderado de las crónicas de conciertos de los barceloneses. Sin embargo ellos se encuentran cómodos en ese papel y “El Peor Grupo del Mundo” es el disco que más alegrías les está dando, siendo su calidad bastante discutida si los comparamos con la contundencia de sus inicios.

Lori Meyers eran los cabezas de cartel indiscutibles de este En Órbita. Jugando en casa y con la comodidad que conlleva una carrera tan asentada como la suya, ofrecieron un concierto sólido si bien algo predecible por el año largo que llevan presentando en festivales y salas “En La Espiral”. Poco que objetar a los granadinos, que desplegaron todo su espectáculo de luces y pantallas y su metralleta de grandes éxitos: “Planilandia”, “Luces de Neón”, “¿Aha han vuelto?, “Emborracharme”, “Alta Fidelidad”… Como siempre, muy aplaudible el hecho de que los Lori lleven una producción tan sublime como la de esta gira. Destacables también los comentarios de Noni directamente a los vecinos de la zona y las quejas que hacen que el festival acabase no más tarde de las 2 de la madrugada.

Los encargados del cierre fueron El y Ella, un valor seguro, una apuesta ganadora que dejaron al público muy en lo alto a pesar de que las horas y el frío granadino empezaban a hacer mella.

En definitiva, una edición del En Órbita tan ecléctica en su cartel como original en su naturaleza. Éxito de público y organización, sin muchas quejas más allá de las colas en los baños en las horas más transitadas y la obligación de comprar tokens a partir de 20€. Nada que no sea subsanable en ediciones posteriores. Allí estaremos para comprobarlo.

¡Hasta nuestro próximo encuentro En Órbita! Nos vemos en 2019….