León Benavente - Diego GarnésCrónica del B-Side Festival 2018

-Texto: Carlos García / Fotos: Diego Garnés

El pasado sábado tuvo lugar una nueva edición del B-Side Festival en Molina de Segura. Este año el evento contaba con un cartel muy apetecible, repleto de bandas nacionales de primer nivel, si bien es cierto que sacrificó el tener un cabeza “vende entradas” como en ediciones anteriores. Si a esta circunstancia unimos la incertidumbre que conllevó la mala meteorología que acompañó todo el día (cancelación incluida de parte de la programación matutina), tenemos como resultado una asistencia algo floja comparada con otros años. En el otro lado de la balanza, la organización: perfecta, sabedora de los problemas que existieron en 2017. Precios populares, recinto cómodo, barras numerosas y horarios puntuales.

Mucha controversia en las RRSS hubo los días previos por la ubicación de Rufus T. Firefly como encargados de abrir el festival. Muchos éramos los que clamamos por un mejor horario para los de Aranjuez, puesto que se encuentran en un momento extraordinario, disparados por el magnífico “Magnolia” y su continuación, “Loto”. Sin embargo el horario no fue lo peor de su concierto, ya que la banda liderada por Víctor Cabezuelo fue la única afectada de forma directa por la lluvia, que hizo que su actuación tuviera que detenerse durante unos veinte minutos. Dio tiempo para saborear, entre otros temas, Pulp Fiction, Demogorgon, Final Fantasy o Río Wolf con la que cerraron un set rebosante de calidad pero que se quedó corto. Muy corto. Ojalá pronto tengamos redención de Rufus por tierras murcianas. Su disponibilidad a tocar cuando todo estaba en el aire bien lo merece.

Rufus T. Firefly - Diego Garnés

Cuando las primeras notas de Close to you sonaron en El Romeral, no teníamos muy claro si L.A. estaban probando o si realmente había empezado su show. Por lo sorprendente (para bien) de su elección para abrir el concierto y por las miradas continuas de la banda al cielo amenazador, que parecía dar una tregua compasiva, una especie de juicio con el que decidiría si descargar su furia y terminar con el festival o por el contrario alejarse y dejarnos disfrutar de la noche. ¿El veredicto? El inicio con Rebel, Dualize y Hands debieron dictar sentencia absolutoria, puesto que no hubo amenaza de lluvia en el resto de noche. El grupo de Luis Albert Segura desplegó su rock enraizado a la par que furioso dejando perlas como la coreada Perfect Combination, nos hizo bailar con Older, nos explicó en qué consiste la guerra contra las adversidades con Under Radar y cerró con la rabiosa Outsider.

L.A. - Diego Garnés
Para el final de L.A. el recinto ya contaba con su pico máximo de audiencia, listo para Ángel Stanich. El cántabro se ha convertido en un fijo en esta temporada de festivales y su directo corrobora esa posición. En Molina cargó la mayor parte de su set en “Antigua y Barbuda” (Escupe fuego, Hula Hula, Le Tour 95, Mátame Camión) sin dejar de lado sus composiciones clásicas (“Carbura!”, “Metralleta Joe”).

Angel Stanich - Diego Garnés

El testigo de Stanich lo recogió León Benavente, plato fuerte de este BSide y una de las apuestas más seguras a la hora de elegir integrantes para un festival. Este año han huido de la sobre exposición a la que les empujó su disco “2” y sus actuaciones se han reducido al mínimo, por lo que la cita de Molina de Segura se convertía en ineludible para sus fans del sureste. El inicio fue accidentado, con corte abrupto por fallo técnico en Tipo D, pero a partir de ahí no hubo un solo pero que apuntar a su actuación. Abraham Boba sabe que hay un mundo entre ser un tipo que se sube a un escenario y un frontman y él ha decidido trabajar para ser de los segundos. La noche nos dio momentos mágicos, como La Ribera (¿acaso la mejor canción nacional en años?), Ánimo valiente, Gloria, Habitación 615 o el frenético final de Ser Brigada, responsable en buena parte del salto a la popularidad de la banda. Respiremos tranquilos lo que queda de año, 2019 apunta a nuevo disco, y ciclón, de León Benavente.

León Benavente - Diego Garnés
Este año hemos visto a Belako en Granada, Benidorm y Murcia y no nos cansamos de ellos. Cristina avisaba al comenzar que parece que estamos poco acostumbrados por estos lares a la lluvia, dando a entender que ellos no iban a achantarse por cuatro gotas y así fue. Su concierto sonó duro, estruendoso, como suele ser habitual en ellos, si bien el sonido no acabó de acompañarles. Lungs, Fire Alarm, Over the Edge o Sea of Confusion confirmaron una vez más que son una de las bandas nacionales cuyo techo es más difícil de predecir y en su mano está cuán alto lo quieran construir.

Belako - Diego Garnés
El festival lo cerraron Ross e Is Tropical DJ Set, pero para esas horas ya andábamos de recogida, dando aún las gracias al tiempo por habernos dejado disfrutar de uno de los festivales cuyo cartel más nos ha gustado esta temporada. Una vez más, felicitar a la organización por superar cada obstáculo que le ha aparecido por el camino y nuestro sincero apoyo por las reacciones de ciertos sectores ante algo tan natural como lo que sucedió durante el concierto de Las Chillers en el Pre-BSide.

¡Hasta nuestro próximo encuentro B-Side Festival!