Antes del lanzamiento de su último disco, Zahara requería principalmente de su público haber vivido un desamor para que se sintiera identificado con las canciones. El público, a su vez, requería de Zahara sus letras, su voz y una guitarra que sonara en acústico. El amor, preludio perfecto y necesario para el desamor, siempre abundó...